Invitta es un emprendimiento social que busca implementar espacios públicos gracias a una novedosa técnica que reemplaza el acero por plástico en las construcciones de hormigón. En la convocatoria INNOVA+ de la Incubadora Social PUCV, Gen-E, el equipo obtuvo el financiamiento necesario para concretar su idea.

De acuerdo al estudio “Entradas de residuos de plástico de la tierra al océano”, liderado por la U. de Georgia -y publicado en Science en febrero- sólo en Chile entre 10 mil y 25 mil toneladas del desecho plástico es mal manejado y tienen el potencial de terminar en el mar. Teniendo en cuenta esta problemática, Patricia, Neel, Diego, Matias y Francisco pensaron en una opción que les permitiera integrar sus conocimientos profesionales para hacer un aporte a la comunidad porteña. Así, gracias a la investigación de Neel para su memoria de título, llegaron a Gen-E con la idea de utilizar el plástico para reemplazar al hormigón en las construcciones de acero.

Finalmente, después de tomar en cuenta la naturaleza sísmica del país y los reglamentos para la construcción de viviendas, determinaron que la mejor opción era diseñar mobiliario para reacondicionar espacios públicos. Fue así como empezaron a construir sus primeros prototipos, para posteriormente generar un catálogo que les permitiera ofrecer su trabajo a potenciales clientes

¿Cómo han desarrollado el proyecto?
En un principio nos juntamos a trabajar la parte más teórica y después salimos a recorrer Valparaíso. Ahí nos dimos cuenta que hay hartos espacios que se llenan de basura y que no tienen la infraestructura necesaria para que se puedan aprovechar.
Actualmente estamos potenciando los prototipos y hemos tenido muy buena recepción por parte de los usuarios y las personas que ven los catálogos. Estamos buscando diseños para tener una línea de productos más definida para comercializarla.
Esto lo usamos para proyectar lo que queremos hacer y de ahí empezamos a generar alianzas y participar de ferias en Santiago. Gracias a este trabajo logramos llamar la atención de algunos clientes y formulamos dos proyectos.

¿Cómo los apoyó la Incubadora Gen – E?
Nosotros teníamos el proyecto recién formulado y no tan definido cuando llegamos a la incubadora. En ese sentido nos ayudaron mucho en la fase de postulación al SAFF de Corfo. Logramos definirnos, aterrizar la idea y organizarnos en cuanto a problemas y necesidades. Nuestra propuesta sumada a la experiencia que tienen en Gen- E fue de gran utilidad para llegar a lo que hacemos hoy día.

¿Cómo trabajan en Invitta?
En un comienzo planteamos un modelo de rehabilitación progresiva, en base a un espacio que te permitiera hacer cuotas. Es decir, que a través de campañas de recolección proyectemos un catálogo según el compromiso de reciclaje que hace la comunidad.
En cuanto al proyecto es necesario tener el plástico y la capacidad de transformar, ya sea porque conocemos a alguien que tiene las maquinarias o porque nosotros las desarrollamos en conjunto con alumnos memoristas de la universidad.

¿En qué etapa se encuentran actualmente?
Actualmente, estamos formulando proyectos con las personas que les ha llamado la atención lo que estamos haciendo. Esto tiene que pasar por una frase de aprobación, que está ligada a un financiamiento.
Uno de ellos es con Good Neighbors, una organización de Valparaíso que le llamó la atención tanto el material con el que trabajamos, como la capacidad ejecutora del equipo. Ellos nos encargaron un ecoparque de diversiones para Quebrada Verde, en el que hay una granja y siempre se hacen recorridos educativos ambientales. Sin embargo, les faltaba un área de juegos y ellos querían que sea construida con materiales reciclados, así que diseñamos una ruta con neumáticos para diferentes edades.
Por otra parte, el Desafío Levantemos Chile nos encargó la implementación de un centro del SENAME que considere materiales reciclados y piezas artísticas diseñadas por las usuarias del centro.

¿Cómo proyectan el crecimiento de INVITTA?
Lo ideal es vincular y emplear a los diferentes beneficiarios del proyecto. En este sentido nosotros ofrecemos la implementación de un espacio de convivencia que responde a la necesidad social y procuramos integrar la opinión de ellos en el diseño. Esto se traduce en la longevidad de la solución, es decir, que los vecinos cuidan el lugar porque participaron en su construcción.
Como estamos hablando de temas relacionados con la innovación social y de transformación de la comunidad para ofrecer una mejor calidad de vida, se nos ocurre que a medida que vayamos creciendo es posible repartir la producción en el contexto en que estemos trabajando. Esto quiere decir que entreguemos las herramientas necesarias para que los mismos usuarios sean los que construyan los muebles, lo que sería bueno porque apuntaríamos a una necesidad mayor: la necesidad de trabajo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

INNOVACIÓN SOCIAL

Thetris: innovando en el campo de la construcción

El emprendimiento tiene como objetivo crear un nuevo tipo de moldaje a base de hormigón, el cual no tendrá que ser retirado de la estructura en construcción.   En el marco de la convocatoria Impulsa+ Read more…

INNOVACIÓN SOCIAL

Therapy: Consulta online para personas que sufren trastornos mentales

El emprendimiento permitirá optar a servicios médicos entregados por parte del equipo de Therappy a personas que vivan en sitios alejados. 06.03.2018 Therappy es una aplicación para personas que sufren trastornos mentales comunes como ansiedad, Read more…

INNOVACIÓN SOCIAL

Senses siento que aprendo: material didáctico e interactivo que fomenta la comprensión lectora en escolares

El emprendimiento está dirigido a favorecer el aprendizaje de la lectura y escritura en niños, mediante un libro multisensorial que posee un formato lúdico, transportable e interactivo. 17.01.2018 Senses siento que aprendo, es un emprendimiento Read more…