El emprendimiento busca mejorar la calidad de vida de las personas en situación de discapacidad, además de concientizar a la comunidad sobre la contribución de la tecnología a la salud, la importancia del cuidado del medio ambiente y la inclusión laboral de personas con discapacidad.

En el marco de la convocatoria Impulsa+ de Gen-E, la Incubadora Social de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el equipo de Impresión Inclusiva conformado por la directora, Daniela Retamales; el encargado de fondos, Luis Jara; la abogada, Daniela Rivas; el ingeniero civil eléctrico, Pablo Karelovic y la kinesióloga, Marcela Martínez, lograron adjudicarse el fondo Subsidio Semilla de Asignación Flexible para Emprendimientos de Innovación Social de CORFO, financiamiento que fue utilizado para la validación comercial del producto.

Impresión Inclusiva es un emprendimiento social el que, a través de su Fundación Prótesis 3D, busca mejorar la calidad de vida de las personas en situación de discapacidad física con amputación o agenesias de extremidades superiores entregando prótesis funcionales y personalizadas fabricadas con tecnología de impresoras 3D.

La organización cuenta con dos tipos de prótesis, la mecánica –prótesis que le permite al usuario de forma indirecta, por medio de movimientos enfocados a la musculatura controlar la fuerza del cuerpo- con la cual el equipo busca poder abarcar todo el país a través de un trabajo conjunto con municipalidades. Y las prótesis mioeléctricas –prótesis eléctricas controladas por medio de un poder externo mioeléctrico- cuyo foco principal es la inclusión laboral de las personas en situación de discapacidad física. Cada prótesis se fabrica especialmente para cada beneficiario, considerando sus necesidades y gustos, pudiendo optar a diferentes colores y modelos.

Respecto a los principales logros en el proceso de incubación, Luis Jara, parte del equipo de Impresión Inclusiva, destaca que con el apoyo de Gen-E pudieron planificar y gestionar estratégicamente el lanzamiento de la primera prótesis robótica en Chile, llamada ÉFIRA.

“El proceso de incubación en Gen-E nos permitió adquirir conocimientos para el desarrollo comercial de nuestro proyecto y, al mismo tiempo, formas de implementarlas para hacer crecer el negocio” comentó Jara.

Actualmente el proyecto se encuentra en etapa de consolidación del trabajo realizado durante el proceso de incubación IMPULSA+2018.

Luis Jara, también destaca la calidad de la ejecutiva Carol Altamirano y la disposición del equipo de Gen-E, donde hubo capacitaciones en distintas áreas lo que les permitió tener nociones básicas, pero esenciales para ejecutar un emprendimiento.

Categories: INNOVACIÓN SOCIAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

INNOVACIÓN SOCIAL

Plastilinarte, creatividad para niños hasta los 102 años

En Chile la violencia escolar va en aumento, un 85% de los niños sufre maltrato físico o psicológico de parte de sus compañeros, 38% más que en 2017, 2 de cada 3 experimentan algún tipo Read more…

INNOVACIÓN SOCIAL

Thetris, innovando en el campo de la construcción

Actualmente en Chile se generan 16,9 millones de toneladas de basura, de las cuales 6,5 millones corresponden a residuos municipales y 10,4 millones a residuos industriales. Dentro de este último, el 34% provienen de los Read more…

INNOVACIÓN SOCIAL

Therappy, cuando lo necesites contigo siempre

Therappy es una aplicación móvil que tiene por finalidad entregar contención y tranquilidad en todo momento a personas que presenten síntomas tales como depresión, ansiedad o crisis de pánico. Adicionalmente cuenta con terapias teleasistidas, eliminando Read more…